Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

5 errores típicos al viajar a Roma

Si hay algo que tienen en común todos los turistas -o, por lo menos, la mayoría-, eso es que son inconfundibles. Tienen mucha -MUCHA- pinta de turistas. Y si eres de alguna gran ciudad… ¿qué tengo que contarte? Seguro que hasta tienes una ruta de “calles prohibidas” que evitas para no encontrarte con masas de guiris. Ay, sí, ser de la ciudad te hace sentir como por encima pero… lamentablemente tengo algo que decirte: sí, tú también pareces un turista. ¡Todos! Es inevitable. Inmiscuirse en una ciudad ajena, otra cultura y un estilo de vida distinto y conseguir camuflarse ¡no es fácil! Pero parecer un poco menos turista sí lo es, si sabes cómo. Si te de verdad te apasiona viajar, pasa de ser un turista más y muéstrate como un auténtico viajero. Sigue nuestro lema y don’t be a tourist, be a wayner. Gracias a Frederick Hawkins, embajador cultural del hotel Waldorf Astoria Rome Cavalieri, hoy os traemos cinco errores muy de turista que debes evitar en Roma:

1. Pedir café para llevar. Puede que te chiflen los vasos king size de Starbucks y los café latte con caramelo, canela, cacao y cardamomo, pero para un italiano eso es un auténtico sacrilegio al café. Y en Italia saben mucho de ello. Para los italianos, el café SIEMPRE se debe tomar en cuanto se prepara y en taza. Degústalo. Saboréalo. Date ni que sean 5 minutos en la barra del bar. ¡Ah! Y recuerda: un italiano jamás pediría café con leche pasadas las 12 de la mañana. Olvídate de un capuccino para merendar. La única excepción es el machiatto: un espresso sutilmente manchado de leche.

cafe

2. Vestirte como si a nadie le importara. Que Milan sea la capital de la moda no significa que Roma esté ajena a ello. Los romanos se toman muy en serio los dictámenes de estilo y aquí el buen vestir se lleva. Así pues, libera tu equipaje de cabina de estampados hawaianos, shorts muy shorts o combinaciones tan turísticas como polo más flip-flops. Da igual el calor que haga, los romanos siempre van hechos un pincel. ¡Ah! Y si eres mujeres, recuerda que deberás cubrir hombros y tobillos para entrar a la basílica de San Pedro. Respect.

style

3. Olvidar el beso al aire a la mejilla. Esto no será muy difícil pues en la cultura española ya lo llevamos en la sangre. Pero en el espíritu italiano, aún más y con una sutil diferencia: no hace falta rozarse las mejillas sino besar cerca de éstas pero al aire. Un apunte: la mujer siempre “inicia” el saludo y decide por qué lado de la cara se comienza el espectáculo.

Three best friends taking selfie on the street

4. Hacer una comida de tres o cuatro platos. De los italianos nos llega que son fanáticos al antipasto, que siguen con un primo, un secondo y un dolce en cada comida. Pero como ocurre con todo, cojámoslo con pinzas. La fórmula primero, segundo y postre también es típica en España, pero bien que la rompemos si el manjar es una buena paella valenciana o un contundente cocido madrileño. Claro que comen más como nosotros y no un sencillo sandwich como en países anglosajones, pero en su justa medida. Un antipasto a compartir y una pizza o plato de pasta está más que bien. Para desayunar nada de cereales: un capuccino y un cornetti (cruasán). Eso si: en Roma son de comer más ligero y abusar más en la cena. Toma nota.

Friends Happiness Enjoying Dinning Eating Concept

5. Dudar cuando conduces o cruzas una calle. Roma es una ciudad saturada de tráfico y, por ello, abundan las motos y scooters. Y decir “abundan” es quedarse corto. Cómo no, una ciudad plagada de motos es sinónimo a… un poco de caos en materia de circulación vial. Eso los romanos lo saben bien y por ello le ponen empeño y tesitura en sus trayectos. No dejan lugar a duda y ante cada movimiento, que nadie les lleve la contraria. Lo mismo con los peatones, que cruzan la calle con la convicción de ser los dueños de las aceras. No dudes, tu lánzate. Así lo harían ellos.

Pantheon in Rome and people

Y ahora que ya no eres un mero turista sino un auténtico viajero… No esperes más y reserva aquí tu viaje sorpresa Waynabox. Con suerte te irás a Roma y… sino… ya te daremos nuevos consejos 😉