Me encanta viajar, me gusta muchísimo. Y a Paula también. El año pasado estuvimos durante todo el curso hablando de hacer alguna escapada, nos apetecía pasar un fin de semana juntas por Europa. En realidad, nos daba exactamente igual donde ir, solo queríamos irnos.

Y cuando al final nos decidimos a hacerlo estábamos ya en plena recta final del curso y no estábamos para mirar ofertas, vuelos o viajes y, además, nos va mucho eso de improvisar. Así que terminamos reservando nuestro Waynabox para mediados de junio. Terminábamos las clases un viernes y reservamos justo para irnos al día siguiente, ¡ya no podíamos esperar más!

roma waynabox

¿Dónde nos tocará?

Vale, nos daba igual donde ir, pero según iban pasando los días ya nos moríamos de ganas de saberlo. Nuestra conversación cada noche era sobre lo mimo: oye, ¿tu dónde crees que iremos?, ¿cuál te apetece más?, ¿cuáles aún no has visitado?, ¿y qué tiempo hará, frío o calor?, ¿te imaginas que nos vamos a…?

Hasta que llegó el famoso miércoles. Ese día estaba yo bastante aburrida en una clase de Derecho cuando de repente me llegó el esperado email de Waynabox: “Coge las maletas, te vas a ¡ROMA!”. Que subidón: ¡En dos días estamos allí! Corriendo me fui a casa a echar cosas a la maleta, a pedirle prestadas a mi hermana un par de guías de Roma, ¡y a contar las horas que faltaban para irnos!

El viernes antes de irnos salimos de fiesta, de hecho, nuestro avión salía pronto así que nos fuimos directamente al aeropuerto sin dormir. La frase estelar del viaje fue de Paula, cuando aterrizamos y se despertó: “Tía, lo último que recuerdo es que estaba de fiesta en tu casa y ahora estamos ya en Roma”. Y llegamos al hotel, lo dejamos todo tirado, ¡y a visitar!

judit y paula waynabox 2

Visitando Roma

Queríamos aprovechar al máximo el finde así que nos hartamos de andar para poder verlo todo. El día que llegamos fuimos al Vaticano, al Castillo Sant’Angelo, a la Piazza Navona, al Panteón, a la Piazza di Spagna… y a nuestra esperada Fontana di Trevi que, para tristeza nuestra, encontramos en obras. Nos apetecía muchísimo llegar por la noche, por las callejuelas estrechas que la rodean y encontrarnos con la fuente ahí de repente, tan enorme que no parece de verdad. Pero bueno, ¡cosas que pasan! Y para acabar de disfrutar del día nos fuimos de fiesta por Trastevere. Nos sorprendió porque estaba a rebosar de gente de fiesta por las calles, ¡qué bien que se lo montan los romanos!

11407155_10207199367761460_1515716657067756990_n

Al día siguiente fuimos a la atracción estrella de Roma: El Colosseo. Después de una cola interminable pudimos entrar y visitarlo entero entremedio de miles de guiris y de sus palos de selfie. Luego directas al Foro Romano, al monumento Vittorio Emmanuele II, a la Bocca della Verità, al mirador que hay en la colina del Gianicolo… Y luego de vuelta al centro para visitar los monumentos por la noche. Era un fin de semana de junio, así que por el día nos asábamos, pero en cambio por la noche se estaba ¡taaan a gusto! para pasear y hacerse fotos sin casi turistas por allí.

Y el último día vimos las cosillas que nos quedaban: el Circo Massimo, las Termas de Caracalla, la Piazza di Popolo, Villa Borghese… Llegamos a Barcelona casi a las 12 de la noche súper cansadas pero ¡muy contentas!:) . Además, nos habíamos hartado durante los tres días de comer pizza al tagglio, pasta, helados de strachiattella… ¿Qué más podíamos pedir?

roma

Repetiremos seguro

¿Qué si se nos hizo corto? Pues claro, cuando te lo pasas bien siempre quieres más y más. Roma es la Ciudad Eterna, podrías tirarte meses viviendo en ella y aun así quedarte con ganas de conocerla mejor. Pero la verdad es que en 3 días nosotras pudimos recorrerla y conocerla lo suficiente como para poder decir que nos encantó Roma. Nos fuimos súper contentas y con muchas ganas de aprender italiano (¡vamos, saber algo más allá del “bonna sera, un gelatto piccolo d’strachiattella per favore”!). ¡Ya estamos pensando en repetir!

PD: ¡Nosotras conseguimos completar el reto Waynabox! ¡Aquí tenéis nuestras fotos!

mala q1mala q2

 

Podéis ver otras experiencias Waynabox y opiniones de viajeros en la web, y si ya habéis vivido vuestro viaje sorpresa nos encantará que lo compartáis con nosotros en los comentarios 🙂

0 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Ya había probado a hacer una escapada sorpresa el verano pasado, cuando me tocó pasar un fin de semana genial en Roma. Y en navidades alguien que me conoce muy bien decidió regalarme otro Waynabox para que nos […]

  2. […] post Nuestra experiencia Waynabox: Viaje a Roma appeared first on […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *