Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Los 10 mandamientos del viajero espontáneo (VIII, IX y X)

La vida del viajero es dura. Por eso hemos elaborado una lista con los 10 mandamientos esenciales que todo buen Wayner debe tener en cuenta. Estate atento ;)

VIII. Abrazarás el optimismo como compañero de viaje

El optimismo viajará contigo (y con tu mochila o maleta). No te queda otra. Al menos no mientras seas un viajero espontáneo. Porque lanzarse a la aventura significa que las cosas no siempre van a salir como tenías pensado, y una vez llegado ese momento, ¿cómo vas a reaccionar? Si eres de los que se queda dando vueltas sobre los contratiempos en lugar de ver el lado bueno de las cosas, tenemos un pequeño consejo para ti.

En la vida, hay pocas cosas que dependen de ti pero, afortunadamente, la cara que pones ante las adversidades es una de ellas. ¡Sonríe! Después de todo, siempre podría ser peor (advertencia: después de decir esta frase aumentan exponencialmente las probabilidades de que empiece a llover).

IX. Romperás las reglas; crearás las tuyas propias. Y las romperás también

La célebre frase “I did it my way”, de Frank Sinatra, bien podría atribuírsele a este perro.

No hay nada como sentirse libre. Saber que tu próximo paso no tiene por qué ser en la misma dirección que el resto, y vivir cada día sintiendo la refrescante y poderosa sensación de que la decisión es siempre tuya. Seguir siempre lo establecido acaba resultando muuuy aburrido, y tú no estás hecho para eso.

Y lo mejor de todo: ni siquiera tienes que hacerte caso a ti mismo.

Y por último y más importante…

X. ¡No darás la brasa con las fotos del viaje a tu familia y amigos!

¡NOOOO!

Sí, el viaje ha sido genial. Y sí, tienes unas cuantas fotos molonas que lo certifican. Pero tus seres queridos no merecen ser sometidos a esa tortura.

Por supuesto que quieren saber que todo te ha ido bien y quieren ver fotos y algún que otro vídeo… Pero, por favor, abstente de elaborar ese PowerPoint con títulares Comic Sans, cortinillas de estrella y la canción de “Happy” de fondo. Puesto en práctica, no es tan guay como creías. Y desde luego no organices una reunión familiar para ello.

Pero no encojas los hombros. Muy, muy en el fondo (escondido bajo capas de buen gusto estético), es porque, como buen Wayner que eres, les das envidia 😉