¿Alguna vez te has sentido un poco raro/a al viajar en avión? Don’t panic my friend, es lo más normal del mundo. Los aviones vuelan a una altura equivalente a la de una montaña pequeña, entre 1.800 y 2.400 metros de altitud, lo que comporta menor oxígeno y expansión de los gases por nuestras cavidades corporales. Ah, ¿te suena eso del dolor de oídos? Sí, a nosotros también. Y, además de ello, están los nervios, las ganas de llegar, la incomodidad del asiento… ¡Vaya martirio esto de viajar! Pero, eh, si lo hacemos es porque merece mucho la pena pasar por esto, ¿no? Así que no pierdas la oportunidad de disfrutar de una escapada de fin de semana -a una ciudad sorpresa y con Waynabox, of course– y sigue estos consejos para hacer más llevadero tu viaje en avión:

1. Viaja con ropa cómoda. Ya, sí, llevar los tacones puestos, unas cuantas capas y el bolso o mochila más grande de la historia para así ahorrar espacio en la maleta de cabina suena bien. Pero a la práctica, es un agobio indescriptible. Aunque el vuelo sean dos horas, póntelo fácil: pantalones cómodos, calzado aún más y el mínimo peso encima. Tu cuerpo, tu mente y el acompañante que luego deberá soportar tus nervios… lo agradecerán.

2. Come ligero. Del mismo modo que no se recomiendan comidas copiosas antes de ir a dormir, tampoco antes de subir a un avión. Si vas a hacer un vuelo largo, expertos de Harvard señalan que lo idóneo es no ingerir nada las 16h antes del vuelo para así evitar el jet lag y adaptarse más fácilmente a los nuevos horarios. Y tanto si es un viaje largo como uno de hora y poco, evita las comidas grasientas y fritas y, sobre todo, los alimentos flatulentos como coliflor, cebollas, brócoli o legumbres, para evitar gases.

3. Evita el estrés pre-vuelo. ¿A qué nos referimos? El psicólogo inglés Robert Bor, del Hospital Royal Free de Londres, concluyó recientemente que los preparativos para un vuelo pueden generar estrés severo a muchos pasajeros por el miedo a perder el avión, no tener la documentación en regla, olvidar los billetes y otros. Por ello, el experto recomienda no dejarlo todo para el último momento y comenzar con los preparativos hasta una semana antes, así podremos tener controlados todos los documentos y hasta tener tiempo de renovar alguno si no está vigente. ¿Cuántos de vosotros no os habéis dado cuenta de que tenías el DNI caducado el mismo día de volar?

4. Bebe agua y cuanta más mejor. Si los especialistas ya recomiendan beber unos 2 litros de agua al día, esto aún cobra más sentido al viajar. En concreto, recomiendan beber medio litro de agua cada 3 horas de vuelo. ¿Que estás en el asiento de la ventanilla? Pues tus compañeros deberán entenderlo. Aunque sea un vuelo corto, ¡no te aguantes! La contención de orina en vuelos es una de las primeras causas de problemas de cistitis.

5. ¡No te olvides de respirar! Vale, esto es obvio, pero nos referimos a respirar bien. En altitud, la sensación de falta de aire puede hacerse presente, sobre todo en personas fumadoras o con problemas respiratorios. Por ello, aprende a realizar una respiración correcta, inspirando por la nariz y exhalando por la boca. Si además tienes problemas respiratorios, no olvides llevar un inhalador. Y si notas que te falta el aire, pon un paño húmedo sobre tu boca y respira a través de él.

6. Aíslate del ruido. Los motores, el despegue y el aterrizaje, los ruidos de cabina, el resto de pasajeros… pueden ser un gran enemigo para tu tranquilidad. Busca auriculares con cancelación de ruidos o, simplemente, ponte tu mejor playlist de Spotify. Si además es música relajante, seguro que te ayuda a conciliar el sueño.

7. Echa una cabezadita. Es la mejor forma de pasar rápido el tiempo, pero también la más difícil y más si ya estás con los nervios a flor de piel. Te será más fácil si nos has hecho caso y te has puesto ropa cómoda, como unas mallas o leggins o pantalones anchos. Además, lleva contigo una chaquetita o un pañuelo, para así taparte mientras duermas -siempre nos baja la temperatura- y que puedas adaptarte al clima del avión.

8. ¡Estira las piernas! Sobre todo, en vuelos largos. Entre el cambio de presión y la expansión de gases en el cuerpo, es más fácil sufrir trombosis de vena profunda. Por ello, date un paseo cada 2-3 horas, sobre todo si comienzas a notas hinchazón en los tobillos.

Te han entrado ganas de viajar, ¿eh?

Atrévete a descubrir una forma más divertida y emocionante de viajar con Waynabox.

¡Reserva tu viaje!

0 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] 8 consejos para hacer más agradable el viaje en avión […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *