El colmo de todo viajero es tener miedo a volar. Pensar en subir a un avión se convierte en una lucha mental entre pasión y pesadilla. Todos conocemos a alguien que se encuentra en esta situación cada vez que intenta salir de viaje, así que desde nuestra pasión por viajar os damos algunos consejos sobre cómo superar el miedo a volar. O al menos pasar unas horas en el aire y no morir en el intento.

– Confía en los aviones

El miedo a volar suele provenir del miedo a lo desconocido. Desconfiar en algo que no comprendemos es una reacción totalmente natural, por eso el primer paso para superar el miedo a volar es aprender a confiar en los aviones. Escucha historias de gente que viaje habitualmente, habla con los pilotos y pregunta a las azafatas. Cuantas más experiencias en primera persona te cuenten más común te parecerá viajar en avión y, ni siquiera las turbulencias, podrán asustarte.

– No evites viajar

Quedarte en casa o desplazarte en barco o tren solo retrasan el problema. ¡Evitar volar nunca es una solución y agravará tu problema! Sigue las recomendaciones de expertos y enfréntate al problema. Acepta tu miedo y sube a un avión cuando estés preparado, es la única manera de superarlo (y de recorrer el mundo).

11373659_515092051979767_1692012252_n

– Vuela seguro

¿Seguro que el avión es el medio de transporte más seguro? Eso dicen las estadísticas. Una forma sencilla de olvidar el miedo a volar es comparar los accidentes de avión con el número de accidentes de coche. Aunque investigar demasiado sobre accidentes nunca es bueno, así que hazlo con cuidado.

– Vuela cera

Empieza poco a poco. Como todo, si te da pánico pensar en subir a un avión no vamos a pedirte que pases 16 horas subido a uno. Puedes empezar por viajes por Europa o escapadas de fin de semana, en las que la duración del vuelo sea como mucho de unas dos o tres horas.

– Elige un buen asiento

Cuidado dónde te sientas si tienes miedo a volar. Ni al principio ni al final. El centro del avión es la parte más estable y en la que menos se notan los temblores y turbulencias, así que elige un asiento cerca de las alas, lo agradecerás.

10693253_1540250886207733_406509888_n

– Imaginación al poder

Imagina que estás en el metro, en el coche o en un autobús. Elige el medio de transporte que más confianza te de y no mires por la ventanilla. Cierra los ojos y piensa en tu destino, todo lo bueno que te espera cuando el avión aterrice y el motivo de tu viaje. ¡Déjate llevar por la imaginación! Si controlas tu mente el miedo pasará.

– Diviértete

Permanece entretenido durante todo el viaje y se te olvidará que estás en el aire. Puedes jugar a las cartas, hablar con tus acompañantes, organizar los planes que haréis una vez llegues a tu destino, ver una película o incluso toma una copa (o dos que ayuden a dormir). Si estás ocupado y lo pasas bien el tiempo pasará mucho más rápido.

– Duerme

Una infusión relajante o una copa de vino harán que tus ojos se cierren antes. Una vez dormido el viaje pasará ¡volando! Lo ideal es despertarse en el aterrizaje y non saber qué ha pasado durante el viaje, así que prepárate para dormir en el avión. Elige un vuelo nocturno, duerme poco el día anterior, cánsate durante el viaje, relájate escuchando música, lee un libro y apaga la luz.

d27162e3f0e571a1316c5214c322cf40

– Acepta el problema

Si tu miedo a volar te impide subir en avión sea cuál sea la ocasión y el motivo que lo produzca es posible que necesites ayuda profesional. Si el miedo perdura y va más allá, causando estrés e impidiéndote viajar, es mejor que aceptes que tienes un problema y con un poco de ayuda se solucionará y podrás volver a recorrer el mundo volando.

¿Conocéis a alguien que ame viajar y tenga miedo a volar? ¿Qué recomendaciones le daríais?

11377631_689800461120980_707955737_n

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *