Budapest, capital de Hungría y uno de nuestros destinos Waynabox estrella, es una de las ciudades más bonitas de Europa central. Antigua capital imperial, la Perla de Danubio atrae cada vez a más viajeros. Antes de viajar, sin embargo, todos deberían conocer cuál es la singular historia de Budapest.

Contrario a lo que pueda parecer, Budapest es una ciudad reciente, formada por la agrupación de otras tres ciudades: Óbuda (o Vieja Buda) y Buda, situadas en la orilla occidental del Danubio, y Pest, que se asienta en la orilla oriental. Las tres ciudades tienen una dilatada historia, y no fue hasta 1873 cuando se unificaron.

La fundación de tres ciudades

Todo empieza en los siglos III y IV a.C., cuando una tribu celta construyó su fortificación en un lugar estratégico como era el Monte Gellert. Pero serían los romanos, en el año 89 a.C., quienes fundarían la primera ciudad: Óbuda (ahora tiene sentido que se llame “vieja Buda”, ¿no?). Eso sí, ellos la conocerían por el nombre de Aquincum, que debe su nombre a la palabra “aqua”, en honor a los numerosos manantiales termales que tanta fama proporcionan a Budapest. Y todos sabemos que a los romanos les chiflaban las termas.

img_6205

Desde la cima de la Citadelle, en el Monte Gellert, se puede apreciar Buda (a la izquierda) y Pest (a la derecha)

Una vez establecida la colonia romana, nacería Buda (la ciudad, no el profeta) en el año 14 a.C.

Es en el año 896 cuando siete tribus magiares derrotaron a los romanos, se establecieron en la zona y decidieron edificar dos ciudades nuevas separadas por el río: Buda y Pest. Aún hoy día la ciudad rinde homenaje a aquellas siete tribus en la Plaza de los Héroes, al final de la avenida Andrássy.

plaza-heroes-budapest

Plaza de los Héroes

Dominio austríaco

Pese a caer en manos turcas en el siglo XVI (convirtiéndose Buda en su capital), en 1686 los Habsburgo se hacen con el control de la ciudad, lo cual marcaría el devenir de Budapest los próximos siglos, pues pasaría a formar parte del dominio austríaco. Bajo el control de los Habsburgo se construiría el famosísimo Puente de las Cadenas (1849), el primer puente permanente sobre el Danubio.

budapest-1272588_1280

Puente de las Cadenas de Budapest

 

Dos décadas después se erige el Imperio Austrohúngaro, comenzando así una época dorada para la capital, que sería la segunda ciudad más importante del imperio tras Viena. Habría de transcurrir un par de décadas más hasta que Óbuda, Buda y Pest se unieran definitivamente, bajo el nombre de Budapest.

Siglo XX hasta hoy

El Imperio Austrohúngaro duró hasta después de la Primera Guerra Mundial, cuando el Tratado de Saint-Germain-en-Laye separó Austria de Hungría. Poco después, en otro tratado, Hungría perdería todavía más territorios, entre ellos Eslovaquia, Transilvania o Croacia, y Budapest se convirtió así en una exagerada capital para un estado tan empequeñecido pero, eso sí, plenamente independiente.

La antigua fortaleza de la Citadella, a lo alto del Monte Gellert, fue un bunker relevante durante la primera y segunda guerra mundial. Actualmente está coronado por una estatua de la libertad.

La Segunda Guerra Mundial trajo consecuencias aún más catastróficas. Budapest sufrió grandes bombardeos aéreos de los aliados que destruyeron parcialmente la ciudad. Al acabar la guerra, la capital cayó en la órbita soviética, de modo que el comunismo estuvo bien presente hasta la caída de la URSS en 1989 y aun hoy acompaña la memoria colectiva de la ciudad.

Para saber más acerca de la historia de Budapest, una fantástica manera es vivirla sobre el terreno con alguno de los ya famosos Free Tours que suelen darse lugar en las grandes capitales europeas.

¿Te vienes a descubrir Budapest?

¡Reserva ahora tu viaje a la capital húngara desde sólo 150€!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *