Mucho se ha escrito (y se seguirá escribiendo) sobre halagos, alabanzas, loos, mimos, agasajos… En definitiva: piropos. Palabras bonitas y agradables que dedicamos a un ser querido para confortarlo. Podríamos reunir aquí toda una selección de piropos más o menos originales, dulces o elegantes, pero no será el caso.

Porque, digan lo que digan, nosotros ya lo tenemos muy claro. El mejor piropo del mundo mundial es «aventura».

Nos explicamos.

Puede que hasta la fecha de hoy, referirse a alguien como aventura no haya gozado de las mejores connotaciones. Casi todo el mundo entiende que tener una aventura significa vivir algo pasajero, tal vez prohibido y, desde luego, falto de valor sentimental. Algo demasiado inmoral como para ser bueno. Y ésta, amigos y amigas, es una de las mayores injusticias lingüísticas que jamás se hayan cometido.

Como ya sabréis, en Wayna nos gusta desafiar lo establecido, mirar aquello que conocemos desde una nueva perspectiva y asombrarnos. Y no hay nada que nos guste más que compartir esta pasión. Por eso os invitamos a que hagáis lo mismo con la palabra aventura.

Porque ¿hay algo más emocionante que decirle a un ser querido que nos llena de vida? ¿Acaso existe un piropo mejor cuando te hacen saber que eres una fuente de diversión constante, un maravilloso reto, una experiencia inolvidable? Una aventura es alguien que te atrapa con su magnetismo, alguien a cuyo lado cada día es un trepidante camino, y que no deja de sorprenderte. Tener una aventura es todo lo contrario a lo que creías que era tener una aventura.

No os dejéis engañar: una aventura es una de las oportunidades más fascinantes que nos brinda la vida. Tened muchas aventuras y, cuando las tengáis, no dudéis en hacerles saber que lo son.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *